12 noviembre, 2009

Simbolismo




Dalí describió un extenso y personal universo simbólico a lo largo de su obra. Los "relojes blandos", que había aparecido en 1931, fueron interpretados como una referencia a la teoría de la relatividad de Einstein y fueron supuestamente creados tras la observación de unos pedazos de camembert expuestos al sol un caluroso día de agosto.Otro de sus símbolos recurrentes es el elefante, que apareció por vez primera en el "Sueño causado por el vuelo de una avispa sobre una granada un segundo antes de despertar" (1944). Los elefantes dalinianos, inspirados por el obelisco deRoma deGian Lorenzo Bernini suelen aparecer con "patas largas, casi invisibles de deseo" , y portando obeliscos en sus lomos. Conjuntadas con esas delicadas extremidades, los obeliscos -en los que algunos han querido ver un símbolo fálico- crean un sentido de fantasmal irrealidad. "El elefante es una distorsión en el espacio" , explica Dalí en "Dali y el Surrealismo", de Dawn Ades,"con sus aguzadas patas contrastando la idea de ingravidez, definida sin la menor preocupación estética, estoy creando algo que me inspira una profunda emoción y con la que intento pintar honestamente". Otro de sus símbolos recurrentes es el huevo. Enlaza con los conceptos de vida prenatal intrauterina, y a veces se refiere a un símbolo de la esperanza y el amor; y así es como se interpreta en su "Metamorfosis de Narciso". También recurrió a imágenes de fauna a lo largo de toda su obra: hormigas como símbolo de muerte, corrupción, y un intenso deseo sexual; el caracol como cabeza humana (había visto un caracol sobre una bicicleta en el jardín de Sigmund Freud cuando fue a visitarle; y las langostas como un símbolo de decadencia y terror.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada